sábado, 17 de enero de 2009

De cómo el ladrillo llama al periodismo



Hace unos días nos sorprendía la noticia de que Alfredo Urdadci se convertía en el Jefe de Prensa de Francisco Hernando, El Pocero. El polifacético Urdaci nos volvía a sorprender después de mostrarnos sus dotes de bailarín.

La campaña comunicativa empezaba antes que su toma de cargo oficial, ya que Carlos Herrera y Julia Otero le entrevistaron aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que Alfredo colaboraba en Ondacero.

Ahora el periodista que fuera director de los servicios informativos de TVE, se dedicará exclusivamente a lavar la imagen pública del pocero y gestionar el qué dirán de sus acciones.


Un proyecto singular que trata de desvincular al Pocero de la criminalización que está sufriendo la construcción en España, y sus asuntos turbios con la burocracia, que mostrará esa faceta bonachona y solidaria del que prestó a una niña burbuja su jet privado para viajar a Estados Unidos.

Seguro que quien haya salido de la facultad de ciencias de la información para vender hormigón no le aconsejan a Urdaci que se meta en el ladrillo, ¿pero quién dice que no a 33.000 euros al mes, sin jugarte tu dinero?

Más le vale al Pocero que en Guinea no conozcan los impagados ni las suspensiones de pagos, ahora llamadas concursos de acreedores.

Y si esto es un concurso que gane el mejor.